¿QUÉ HACEMOS?

A través del trabajo preventivo podemos erradicar o minimizar estas prácticas,

creando ambientes propicios para el desarrollo de los miembros.

A partir de la cotidianeidad en la que viven, las personas generan procesos que les permiten hacer frente a las condiciones o situaciones de riesgo a las que están expuestas.

 

Es en la comunidad donde las personas adquieren conocimientos y prácticas, a partir de la cotidianeidad en la que viven generan procesos que les permiten hacer frente a las condiciones o situaciones de riesgo a las que están expuestas.

Trabajando con las niñas, niños, jóvenes se reduce la violencia

y los índices de criminalidad, logrando que puedan desarrollarse plenamente siendo agentes positivos y de cambio dentro de su comunidad, de su ciudad y eventualmente de nuestro país.

Acercándonos un poco más a la transformación

y la justicia social que tanto necesita México.