¿QUÉ HACEMOS?

Muchos jóvenes se ven involucrados en conductas delictivas por el ambiente donde crecen y la falta de

oportunidades o de apoyo, que los orillan a creer que esa es la única forma de hacer las cosas.

Cuando un joven se ve inmerso en estas conductas es muy fácil que escale en la “cadena” del delito. Por ello es  importante trabajar en la reinserción, para frenar la curva delictiva y contribuir para que las y los jóvenes conozcan otras alternativas de vida y puedan crear su proyecto de vida.

 

Por desgracia en México no contamos con los programas necesarios para que las y los jóvenes que se encuentran en las Comunidades de Tratamiento Especializado para Adolescentes (antes correccionales) o los adultos en los CERESOS, verdaderamente se reintegren y más tarde se reinserten a la sociedad.

La realidad es que los jóvenes que están privados de su libertad crean contactos y aprenden sobre conductas que los llevan a cometer delitos más graves.

 

Es de nuestro interés como sociedad frenar este ciclo cuando está iniciando. Es nuestra responsabilidad enseñarles que hay otra forma de hacer las cosas y que tienen opciones para cambiar su historia, construir sus sueños y así prevenir el delito.

 

Cada año vemos cómo cientos de jóvenes y familias transforman su vida y hacen de sus historias una de éxito.